Un nuevo caso de okupación ha vuelto a cebarse, esta vez, con una pareja de octogenarios indefensos.

Hace aproximadamente un mes, esta pareja salió a la calle a dar un paseo y cuando volvieron a su casa, encontraron la cerradura forzada, y lo más sorprendente, su casa okupada.

El disgusto que se llevó este matrimonio le provocó a la mujer un amago de infarto, porque a sus 80 años le han usurpado, de manera injusta, su propiedad. Lo más llamativo, es que los inquilino okupantes lanzaron todo parte del mobiliario por la ventana, sin tener en cuenta el daño causado.

Espejo Público ha logrado hablar con dos de los inquilinos

Uno de ellos admite ser quien lanzó los muebles por la ventana, el otro reconoce que son okupas que no quieren meterse en ningún tipo de problemas, pese a estar enganchados de forma ilegal a la luz de la comunidad.

El hijo del matrimonio asegura que sus padres están con ansiedad por cómo se ha desarrollado todo. "Al tratarse de una segunda vivienda, mis padres se alojan ahora en una vivienda en Madrid".

Luis asegura que esta vivienda estaba siendo alquilada, pero sus padres dejaron de hacerlo por cómo la dejaron los antiguos inquilinos.