INVESTIGACIÓN DEL ACCIDENTE

INVESTIGACIÓN DEL ACCIDENTE

El capitán del Costa Concordia pidió la cena mientras "a esa hora todo se estaba cayendo en la cocina"

Rogelio Barista asegura que el capitán pidió la cena a las 10 o 10 y media. "A esa hora todo se estaba cayendo en la cocina. Yo no podía creerlo -asegura-. Salí y vi al capitán esperando por el vino y el postre".

Francesco Schettino pidió la cena poco después de la colisión del crucero cuando todo se estaba cayendo en la cocina. La justicia italiana interroga a los testigos para reconstruir la secuencia del accidente.

Sentado a la mesa con una mujer y otro oficial. Comiendo abundantemente y bebiendo, al menos, una botella de vino. Así vieron los testigos al capitán la noche del pasado viernes 13 de enero, poco después de que el Costa Concordia chocara contra un escollo. Al testimonio de un comensal se suma también el de un cocinero filipino.

Rogelio Barista asegura que el capitán pidió la cena a las 10 o 10 y media. "A esa hora todo se estaba cayendo en la cocina. Yo no podía creerlo -asegura-. Salí y vi al capitán esperando por el vino y el postre".

La acompañante de Schettino era su amiga moldava. Ella aclara que no es su amante y que sólo entró al puente de mando para traducir al ruso las órdenes del capitán. Schettino lo niega.

En los últimos cinco años 16 personas han muerto en viajes de crucero

Supuestamente, los dos abandonaron el barco, antes de las doce, en el mismo bote. Dónde estuvo el capitán de madrugada sigue siendo una incógnita. Por la mañana, un taxista lo llevó al hotel. Ottavio Brizzi ha contado que le vio destrozado. "Tenía los pies y los pantalones mojados", ha dicho.

El recepcionista del Hotel Bahamas de Giglio cree que Schettino se cambió el uniforme de capitán para que no le reconocieran. "Pidió un café y entró al baño a cambiarse de ropa", ha contado a Antena 3.

Después, el capitán fue detenido. La investigación sigue interrogando a testigos y oficiales que ayuden a reconstruir lo que hizo esa noche. Él espera, ahora, aislado y vigilado en su casa, la hora del juicio.

Ángel Carreira | Madrid | 20/01/2012

Los mas vistos

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar, recoger datos estadísticos y mostrarle publicidad relevante. Si continúa navegando, está aceptando su uso. Puede obtener más información o cambiar la configuración en política de cookies.