El presidente del Gobierno en funciones, Pedro Sánchez, continúa con la ronda de contactos para desbloquear la situación política y evitar unas próximas elecciones. Sánchez comienza la semana con la reunión del alcalde de Valencia, Juan Ribó. "Nosotros le vamos a poner una serie de condiciones para que nuestro voto sea positivo", adelanta Ribó quien pide que "el elemento fundamental es tener una voluntad clara de llegar a acuerdos y eso se consigue acercando posiciones, eso se consigue delimitando qué queremos hacer, después cómo se quiere hacer y en tercer lugar quién lo tiene que realizar". Dice que esos "son los pasos que se tienen que dar y que creo que no siempre se han dado en la sucesión correcta".

El alcalde de Valencia pide al Partido Socialista y a Podemos "que se sienten en la mesa, que acepten posiciones y que lleguen a un acuerdo de Gobierno, como sea" e insiste en que "es imprescindible llegar a un acuerdo" y que lo más importante es "manifestar una voluntad clara de llegar a un acuerdo, cosa que no siempre hemos visto por parte de ninguno de los dos".

Ribó hace un llamamiento al entendimiento y pide al PSOE que llegue a un acuerdo con el partido de Pablo Iglesias: "Lo fundamental es establecer las relaciones con el segundo partido más importante de este segundo acuerdo que es Podemos" y añade que él "espero y confío que de resultado lo antes posible". El líder valenciano reconoce que advirtió que hubiese sido "más fácil en julio de lo que será en septiembre".

Otro de los temas que se ha tratado ha sido el desembarco del Open Arms que todavía se encuentra en el Mediterráneo. "Como última condición pusimos el puerto de Valencia" pero reconoce que "lo razonable es que estas personas desembarcaran o en Malta o en Italia".