Publicidad

Condena

La joven espiada por su jefe mientras se quitaba la ropa: "Nunca noté nada raro en él"

Cada día esta trabajadora de una clínica dental se cambiaba de ropa en el almacén sin saber que su jefe la estaba grabando con una cámara oculta. Ahora un juez condena al que fue su superior a tres años de cárcel.

El dentista que espió a su empleada mientras se cambiaba en una clínica dental ha sido condenado a tres años de prisión. El acusado argumentó que colocó la cámara porque le faltaba dinero de una caja, pero el juez fue tajante: Considera que colocó dicho aparato "con ánimo libidinoso", ya que el 'pendrive' estaba enfocado para obtener un "primer plano óptimo" de la trabajadora.

Arancha, la víctima, considera la sentencia "completamente justa". Cuenta que la relación que mantenía con su jefe "era cordial de empleada- jefe" y no tuvo ningún problema con él durante el tiempo en el que estuvieron trabajando juntos.

El jefe aseguró en sede judicial que se grabó ella misma para sacarle el dinero. Arancha descubrió las imágenes tras encontrarse un 'pendrive' tirado en el suelo y al comprobar de quién era para devolverlo se dio cuenta de que era ella. En ese momento se puso en contacto con su abogado para iniciar el proceso legal.

Puedes volver a ver toda la información sobre esta noticia en Atresplayer.