La semana pasada Alberto de Dios, médico internista, recibió en su consulta a un anciano de 90 años que padece Alzheimer. Este señor venía de una resindencia, sin familia.

Tras conocer la situación de su paciente, Alberto lanzó un tuit no para denunciar la situación de soledad del anciano, sino para dar visión a lo que está ocurriendo con las recetas de medicamentos a pacientes. El nonagenario, según explica, estaba tomando 20 fármacos diarios. Le suspendió 13.

 

"Los médicos estamos recetando un exceso número de fármacos. Todo ello con buena intención", explica. Pero, "a largo plazo tienen más perjuicio que beneficio", aclara. El médico insta a tener en cuenta el factor económico del paciente, y también la edad, sobre todo en personas mayores.

"Los médicos tenemos presiones de las industrias farmaceúticas, de las familias, de los pacientes. Tenemos que frenar este abuso de medicamentos", concluye.

Te puede interesar:

Pfizer ocultó que uno de sus fármacos contra la artritis podría prevenir el Alzheimer