Alí sonríe junto al doctor Cavadas, plenamente recuperado

Publicidad

Pedro Cavadas

Ali, el joven al que el doctor Cavadas le ha extirpado un tumor gigante: "Soy otra persona, ahora tengo vida"

Pedro Cavadas ha explicado que era "con diferencia" la neurofibromatosis "más grande" que ha visto en los 20 años.

Ali Amnad Rifi se siente otra persona desde que el doctor Pedro Cavadas la ha extirpado un tumor gigante en la cara de más de 13 kilos. "Ahora tengo una vida como los demás, puedo hacer una vida normal". Ali Amnad Rifi sufría una forma severa de neurofibromatosis, una enfermedad genética sin cura, con gran deformidad esquelética y facial izquierda.

Natural de un pueblo de Tetuán (Marruecos), la falta de recursos económicos le impedía operarse, hasta que la Fundación Adra conoció su caso y se lo presentó a la Fundación Cavadas.

La primera intervención se produjo en octubre 2019, la segunda en diciembre y Ali regresó a Marruecos para esperar con su familia a que llegara el 24 de abril para la última operación. Sin embargo, lo que llegó fue la pandemia y el cierre de fronteras y no pudo regresar a España hasta ahora, en que con la tercera intervención, gracias a la Fundación Vithas, ha terminado el proceso.

El cirujano valenciano ha comentado que era "con diferencia" la neurofibromatosis "más grande" que ha visto en los 20 años que lleva tratando casos en Africa. "De cero a diez, su caso es un once", ha señalado. No obstante, ha recalcado: "Lo importante de todo es que entre todos juntos se ha hecho el regalo más grande a un ser humano, que es darle una vida nueva".

Cavadas y este joven, de 30 años, han ofrecido este jueves una rueda de prensa para explicar el proceso que ha conseguido extirparle esta tumoración gigante tras tres intervenciones en el Hospital Vithas València 9 de Octubre.

Le han dado una nueva vida

El cirujano ha aclarado que el aspecto físico "no se puede quedar perfecto" porque ya "no se puede quitar más" sin correr el riesgo de provocar una parálisis facial.

Así, ha explicado que las neurofibromatosis "no dejan de crecer" y dado que Alí es joven aún podría aumentarle un poco la deformidad. En ese caso, habría que volver a intervenirle porque para esta deformidad genética en la actualidad no hay cura, sino que "el único tratamiento es quirúrgico". "Consiste en quitar partes sin causar lesiones significativas y dejar el aspecto de los más simétrico posible", ha señalado.

"A una persona que no tenía vida entre todos se le ha dado y si eso no es un regalo que me expliquen qué es", ha dicho. "Esta es la historia de gente sensata y bien intencionada que ha trabajado mucho y juntos con el único objetivo del calibre de dar una vida nueva a alguien que no conocíamos y que este regalo lo hemos hecho solo por placer", ha recalcado."

Publicidad