El poder de decidir cuándo se convocan elecciones está, ahora mismo, en manos de Pedro Sánchez.

Sin embargo, esta es una decisión que siempre se trata de hacer en un momento bueno para el partido de modo que la cita beneficie al partido.

Pero incluso dentro del PSOE están divididos en torno a cuándo hay que llamar a los españoles a las urnas. Muchos barones no quieren un 'superdomingo' electoral con elecciones autonómicas, municipales, europeas y generales, algo que sería inaudito en la historia de España.

Mientras, desde el entorno del presidente creen que hacer coincidir todos los comicios movilizaría al electorado de izquierdas.

Eso sí, todos los socialistas son conscientes de que si el debate gira en torno a Cataluña, lo más probable es que los socialistas salgan perjudicados en las urnas.