Rafa Nadal es todo un ejemplo tanto dentro como fuera de la pista y lo ha vuelto a demostrar. Tras entrenarse durante la celebración del US Open y tras la victoria conseguida frente a Thanasi Kokkinakis, que se retiró por una lesión en el hombro derecho, Rafa Nadal tuvo un bonito gesto con un aficionado.

Mientras que estaba firmando autógrafos a cientos de aficionados, el tenista español se percató de que un niño estaba atrapado entre tanta multitud al otro lado de la valla y estaba llorando. Así, Nadal decidió cogerlo y colocarlo junto a él, tratando de consolarle.

No hay mal que por bien no venga y el pequeño acabó tranquilizándose al lado de su ídolo, Rafa Nadal.