Mundial Ajedrez

La ajedrecista Sara Khadem desafía a Irán y compite sin el hiyab en el Mundial de Kazajistán

La mejor ajedrecista de Irán decide competir en el Mundial de ajedrez sin el velo islámico, en un gesto de desafío al gobierno de Irán. Sara Khadem no volverá su país y se instalará en España.

Publicidad

Sara Khadem, la mejor ajedrecista de Irán, ha seguido los pasos de otras deportistas iraníes, como la escaladora Elnaz Rekabi, y ha competido en el Mundial de Ajedrez, en Kazajistán, sin el hiyab o velo islámico.

A sus 25 años, la mejor jugadora de ajedrez de Irán ha participado con la cabeza al descubierto en los dos primeros días del Mundial de Ajedrez Rápido y Blitz de la FIDE. En las imágenes facilitadas por la organización del Mundial de Ajedrez se puede ver a Sara Khadem participando en sus partidas sin el hiyab o velo islámico, algo por lo que algunas deportistas iraníes ya han sido castigadas por el régimen iraní.

Curiosamente una de las partidas que ha disputado Sara Khadem ha sido contra su compatriota Atousa Pourkashian, quien escapó de Irán con rumbo a Estados Unidos hace años. Sara tampoco tiene intención de regresar a su país tras el Mundial de Ajedrez.

Según el diario El País, Sara Khadem viajará hasta España al finalizar su participación en el Mundial de Ajedrez y residirá en nuestro país un piso propiedad de su familia. Se desconoce si Sara tiene ya un permiso de residencia o solicitará el asilo para poder residir en España.

El mundo del deporte, en el punto de mira del régimen iraní

El deporte se ha convertido en un altavoz de las protestas contra el gobierno de Irán después de la muerte de Mahsa Amini tras ser detenida por la policía de la moral por no llevar bien puesto el velo islámico el pasado mes de septiembre. Durante el partido entre Irán y Estados Unidos en el Mundial de Qatar se produjeron protestas contra el régimen iraní.

El caso más mediático de las últimas semanas es el del futbolista Amir Nasr-Azadani, acusado por el régimen iraní de la muerte de tres paramilitares de la Guardia Revolucionaria. El futbolista se enfrenta a una posible pena de muerte en la horca pública.

Otro de los casos más sonados relacionados con el fútbol es el de Alí Daei, exjugador y exseleccionador de la selección de fútbol de Irán, que denunció que el régimen desvió un avión con destino Dubai en el que viajaba su familia.

Según medios oficiales iraníes, sobre la mujer de Daei pesa una prohibición de viaje al extranjero por "participar en disturbios" y "hacer un llamamiento a la huelga", motivo por el que se habría impedido que viajara a Dubai.

Publicidad