Fútbol Irán

El futbolista iraní Amir Nasr-Azadani podría ser ahorcado en público

El futbolista iraní Amir Nasr-Azadani podría ser ahorcado por participar en las protestas populares por la muerte de la joven Mahsa Amini, algo que ha confirmado su familia. Sus allegados lo que no aceptan es que sea acusado de la muerte de tres paramilitares de la Guardia Revolucionaria. Nasr-Azadani, de 26 años, jugó en la primera división de Irán hasta 2018.

Publicidad

El futbolista iraní Amir Nasr-Azadani podría ser condenado a muerte por el régimen de Irán por haber asistido a las protestas populares por la muerte de la joven Mahsa Amini, algo que ha confirmado su familia. Sus allegados lo que sí niegan es que sea acusado de participar en la muerte de tres paramilitares de la Guardia Revolucionaria.

Amir Nasr-Azadani está acusado de matar a tres paramilitares

El régimen iraní tipifica la acusación que pesa sobre él como 'bagi' que es literalmente en su sistema judicial "usar arma contra el gobierno", un delito que puede suponerle acabar ahorcado. El juicio todavía no se ha celebrado, pero se teme realmente por su vida, como nos cuenta la activista iraní Ryma Sheermohammadi que tiene la certeza de que ha sido torturado para que confiese su participación en los hechos: "la tortura es parte de todas las detenciones".

"Es una acusación cuyo castigo es la pena de muerte, el ahorcamiento. Y en algunos casos excepcionales, la cárcel", explica Ryma Sheermohammadi.

"La tortura es parte de todas las detenciones que se están produciendo"

Una vez que el detenido "confiesa" el gobierno de Irán lo utiliza como justificación para ejecutarlo y presentarlo como culpable antes el resto del mundo, especialmente frente a Occidente. "Ese señor que ustedes defienden y que es un deportista muy conocido, está detrás de este atentado", añade Sheermohammadi.

"La tortura es parte de todas las detenciones que se están produciendo. Sabemos con certeza que, cuando detienen a una persona, lo primero que hace es torturarle para sacar una confesión", aclara la activista iraní Ryma Sheermohammadi.

"La tortura forma parte de todas las detenciones"

Ryma Sheermohammadi

De esta manera Irán "crea" sus enemigos y es que los detenidos no tienen porque haber participado en ningún hecho violento y muchos menos haber puesto bombas o haber matado, que son dos de las acusaciones habituales, de las que luego es imposible defenderse porque detrás de los atentados está el propio régimen. Además en los juicios, los abogados los pone también el gobierno persa.

Como Amir Nasr-Azadani, otros treinta deportistas iraníes han sido secuestrados y detenidos, en los últimos días, por la policía del régimen de Teherán. Ryma es firme su diagnóstico "la justicia iraní está actuando con la bandera de la venganza y del terror".

Publicidad