Elecciones Estados Unidos

Trump presionó a los fiscales para tratar de anular los resultados electorales, según el Congreso de EEUU

La Comisión de investigación del Congreso ha aceptado unos documentos que indican que el expresidente republicano trató de involucrar al Departamento de Justicia en su estrategia para culpar a los demócratas de haber "corrompido" los resultados de las elecciones de 2020.

Trump presionó a los fiscales para tratar de anular los resultados electorales, según el congreso de EE.UU.

Publicidad

El expresidente de los Estados Unidos, Donald Trump, habría amenazado y presionado a varios funcionarios del Departamento de Justicia de los Estados Unidos para anular su derrota electoral. Así lo confirman unos documentos difundidos por el Comité de Supervisión y Reforma de la Cámara de Representantes del país publicado este viernes. El Congreso estaba detrás de esta investigación desde el pasado diciembre, cuando el candidato republicano presionó, presuntamente, al entonces fiscal general en funciones Richard Donoghue.

La teoría es conocida: a pesar del anuncio de la victoria en la urna del actual presidente de los Estados Unidos, Joe Biden, tras un agónico recuento, el republicano seguía insistiendo en que las elecciones eran "corruptas". Oponentes y cientos de ciudadanos criticaron las acusaciones y, finalmente Trump no tuvo otra opción que abandonar la Casa Blanca ante el fracaso de sus disputas legales.

Ahora, tras la publicación de estos informes escritos a mano por Donoghue y admitidos por el Comité de Supervisión, la teoría queda respaldada.

"Tú solo di que fueron corruptas, el resto déjamelo a mi"

Otro de los fiscales implicados en el proceso, Jeffrey Rosen, habría sido el que mantuvo la llamada telefónica que puede poner en un apretón al empresario y expresidente estadounidense. Donoghue, que se encontraría junto a él el pasado 27 de diciembre cuando tuvo lugar dicha conversación, tomó notas de todo lo que iba sucediendo. Sería la prueba que necesitaban para demostrar que Trump les presionó para mentir sobre los resultados electorales.

En la llamada, Rosen habría dicho a Trump que su petición, la de decir públicamente que las elecciones no eran válidas, no podía llevarse a cabo: "Comprenda que el Departamento de Justicia no puede chasquear los dedos y cambiar el resultado de las elecciones". Ante la negativa, Trump le explicó que no esperaba que hiciese eso, que simplemente necesitaba que dijese que "las elecciiones habían sido corruptas" y que del resto ya se encargaría él y sus colegas republicanos. "El resto déjamelo a mí y a los congresistas republicanos", señala el escrito.

Arranca la investigación

Hasta ahora, el Departamento de Justicia no había permitido que las notas escritas a mano fueran entregadas a los investigadores del Congreso. Pero este nuevo giro de los acontecimientos supone un cambio dramático en el comportamiento final de la Administración de Trump, que en repetidas ocasiones, había sido criticada por utilizar el privilegio ejecutivo para eludir el escrutinio del congreso. Algo que, tras estas publicaciones, queda de manifiesto.

Además, Trump tuvo que enfrentarse a su segundo 'impeachment', en este caso como resultado del asalto al Capitolio el pasado 6 de enero, y que venía motivado por las "elecciones fraudulentas" de las que el republicano insistía. En el asalto murieron cinco personas y el expresidente fue imputado por "incitar a la insurrección" entre sus seguidores. Sin embargo, fue absuelto por el Senado gracias al apoyo de los senadores republicanos.

Ahora, la Justicia vuelve a ponerle contra la espada y la pared al haber decidido que, "debido a intereses legislativos imperiosos", autoriza, a partir de este momento, a los seis funcionarios de la administración de Trump a presentarse como testigos para avanzar en la investigación. Todos ellos habrían estado presionados en algún momento por Donald Trump para tratar de cambiar el resultado de las elecciones en las que el demócrata Joe Biden se proclamó vencedor.

La presidenta de Supervisión de la Cámara de Representantes, Carolyn Maloney, ha asegurado que los fiscales y funcionarios implicados en el proceso estarán "asegurados sin demora" y que utilizará todas las herramientas a su alcance para ello.

Publicidad