Publicidad

Papa Francisco

El Papa pide a los países que se comprometan a repartir vacunas contra el coronavirus en su discurso de Pascua

La pandemia ha marcado las tradiciones de Semana Santa en el mundo. Este domingo de Resurrección, el papa Francisco ha hablado del dolor que ha provocado el virus en su mensaje de Pascua y ha remarcado la necesidad de que las vacunas contra la COVID-19 lleguen también a los países más pobres.

En su mensaje Urbi et Orbi, Francisco ha denunciado que en la pandemia ha multiplicado dramáticamente el número de pobres y la desesperación de miles de personas. A pesar de lo cual, ha dicho, no cesan los conflictos armados y se refuerzan los arsenales militares. El papa ha pedido también una internacionalización de las vacunas contra la COVID-19, herramienta esencial en la lucha contra el virus. Ha pedido que no se retrase su distribución, especialmente en los países más pobres.

Este año el papa Francisco no ha celebrado la tradicional misma desde el balcón de la fachada de San Pedro, sino desde el interior de la Basílica. En su mensaje, ha querido agradecer su labor a todos los sanitarios y ha pedido ayuda para ellos. En este sentido, ha destacado que "todas las personas, especialmente las más frágiles, precisan asistencia y tienen derecho a acceder a los tratamientos necesarios". De hecho, en las últimas semanas en El Vaticano se ha vacunado a pobres como muestra de sus derechos de acceder a la inmunización.

El pontífice solo ha podido oficiar la misa frente a poco más de 200 fieles por las restricciones del coronavirus. Ha instado a la comunidad internacional a mostrarse comprometidos a superar las diferencias en el reparto de vacunas.

Repaso de la situación en el mundo

Como suele ser habitual, el Papa ha querido repasar la situación en el mundo. Ha querido expresar su solidaridad con los jóvenes de Birmania por la situación que vive el país ya que "están comprometidos con la democracia, haciendo oír su voz de forma pacífica" tras el golpe militar.

Sobre las guerras en el mundo, ha dicho que se trata algo "escandaloso" que se produzcan, con el agravante de la pandemia. Además, ha pedido que los prisioneros de conflictos como los de Ucrania oriental y Nagorno-Karabaj, "puedan volver sanos y salvos con sus familias".

En su discurso ha querido acordarse de todos los cristianos que han vivido la Pascua con "graves limitaciones".

Puedes seguir toda la información sobre la vacunación en España y en el mundo a través de nuestra herramienta CuentaVacunas.

Publicidad