45.013167

Publicidad

Elecciones EEUU 2020

Donald Trump vuelve a cargar contra el voto por correo en las elecciones en EEUU y habla de "corrupta máquina demócrata"

Donald Trump ha asegurado que están tratando de robarles las elecciones en Estados Unidos a medida que avanza el lento recuento de los votos por correo y que Joe Biden acaricia la victoria para llegar a la Casa Blanca.

En resumen

Donald Trump insiste en su intento de desacreditar el proceso de las elecciones en Estados Unidos 2020 denunciando la legitimidad de millones de votos por correo, lo hace sin aportar pruebas mientras sus opciones de ser reelegido presidente de Norteamérica se estrechan y su campaña libra litigios en varios estados clave.

El candidato republicano y actual presidente ha vuelto a comparecer tras su única aparición pública la noche de las elecciones en Estados Unidos, en su discurso volvió a lanzar acusaciones no probadas de "fraude electoral". "Lo predije hace mucho tiempo: la votación por correo realmente ha destruido nuestro sistema, es un sistema corrupto. Y hace que las personas (...) se vuelven corruptas", sentenció Trump.

Donald Trump afirmó que su objetivo es "defender la integridad de las elecciones" a la vez que cargó contra una "corrupta máquina demócrata" en Michigan y Pensilvania y prometió una gran ofensiva legal: Nuestro objetivo es defender la integridad de las elecciones por lo que no permitiremos a los corruptos que nos roben".

El candidato del partido republicano aseguró que "si se cuentan los votos legales" su campaña gana "fácilmente", pero advierte de nuevo sin pruebas "si se cuentan los ilegales" aludiendo sin citar al candidato del partido demócrata Joe Biden "pueden intentar robarnos las elecciones".

Un desafío frontal al voto por correo

Donald Trump votó por correo durante las primarias de este año en Florida, aún así ha lanzado de nuevo acusaciones contra esta forma de voto, que han empleado en las elecciones de EEUU 2020 más de 65 millones de estadounidenses, la mayoría de ellos demócratas. Precisamente tal avalancha de voto postal es la causa de que días después de la cita electoral siga sin conocerse el ganador de los comicios en Estados Unidos.

La retórica incendiaria del presidente ha elevado la tensión en el país, donde ya se han registrado pequeñas protestas al menos en Filadelfia (Pensilvania), Detroit (Michigan), Phoenix (Arizona) y Atlanta (Georgia), donde algunos seguidores de Trump se apostaron a las puertas de lugares de escrutinio para pedir que pare el conteo.

Aferrado a la vía legal

El mapa electoral de las pasadas elecciones en Estados Unidos, aunque con muy poca ventaja, no beneficia a Donald Trump. Con su rival demócrata, Joe Biden, a un paso de hacerse con los 270 delegados del Colegio Electoral necesarios para ganar la Presidencia, el presidente se ha aferrado a su estrategia de cuestionar el escrutinio en los estados donde se decidirán las elecciones, una táctica que por ahora no ha tenido un gran impacto.

"Vamos a ganar muy fácilmente, pero va a haber muchos litigios (...) y quizá acabemos en la corte más alta del país", el Tribunal Supremo, afirmó Trump durante su comparecencia en la Casa Blanca. Su campaña presentó este jueves nuevas querellas en los estados clave de Nevada y Pensilvania, que se sumaron a las que había interpuesto en ese último estado, en Michigan y en Georgia; además de al recuento de votos que solicitó en Wisconsin. "¡PAREN EL CONTEO!", escribió en Twitter.

Publicidad