La primera ministra británica, Theresa May, apeló a la responsabilidad de los diputados en la votación del acuerdo del 'Brexit', que calificó como "la más importante que jamás votarán" los actuales miembros del Parlamento británico.

En su alegato final antes de que los diputados se pronuncien sobre el pacto, la "premier" conservadora aseguró que la decisión que se tome hoy "definirá el futuro del país y de las próximas generaciones durante décadas". La jefa de Gobierno pidió el apoyo al tratado que acordó con la Unión Europea (UE), que perfiló como la única alternativa posible para que el Reino Unido abandone el bloque comunitario de manera beneficiosa.