Rescate de un perro encerrado en un coche en el aparcamiento de un centro comercial

Publicidad

LA PROPIETARIA SE ENFRENTA A UN DELITO DE MALTRATO ANIMAL

La Policía Local de Badajoz rescata a Daniel, un perro encerrado en el maletero de un coche

A "pleno" sol, con "altísimas" temperaturas en un coche "completamente cerrado". Así estaba Daniel, antes de que la policía lo rescatara. El perro que se encontraba en el interior de un coche en los aparcamientos de un centro comercial en Badajoz.

La Policía Local de Badajoz, con la ayuda de un veterinario, ha rescatado un perro que se encontraba encerrado en un vehículo, con altas temperaturas y síntomas de asfixia, en los estacionamientos del Centro Comercial El Faro de la capital pacense.

Los hechos han tenido lugar a las 14,30 horas de este miércoles, 24 de agosto, cuando el cuerpo policial fue alertado de que un perro de raza dálmata se encontraba en el interior de un coche en los aparcamientos de El Faro, según ha informado la Policía Local de Badajoz en nota de prensa.

Dicho vehículo estaba a "pleno" sol, con "altísimas" temperaturas, con las puertas y ventanas del coche "completamente" cerradas. Unos factores por los que el animal presentaba "síntomas" de asfixia.

Por todo ello, se desplazó hasta el lugar de los hechos "rápidamente" una dotación motorista de la Policía Local y ante la situación de "gravedad" que presentaba el animal, temer por la vida del mismo y al no localizar al propietario, se optó por romper los cristales del turismo.

La Policía Local de Badajoz, con la ayuda de un veterinario, ha rescatado un perro que se encontraba encerrado | Twitter @policiabadajoz

Posteriormente, se personó en el lugar su dueña, de nacionalidad portuguesa de 56 años de edad, la cual manifestó que estaba realizando compras en el interior del centro comercial y no había calculado el tiempo de las mismas.

Además, en dicha zona, hizo acto de presencia un veterinario de la Clínica Clinivex, que se hizo cargo del perro, siendo trasladado a dicha clínica donde el veterinario consiguió bajarle la temperatura de 42 a 38,5 grados, con "casi" pérdida de consciencia y letargia.

Publicidad