44.010500

Publicidad

Atentados Barcelona y Cambrils

El dramático testimonio del mosso que abatió a los terroristas de Cambrils: "Tengo estrés postraumático, les disparé y entré en shock"

En el juicio por los atentados de Barcelona y Cambrils ha declarado este lunes el mosso que abatió a cuatro terroristas. Lleva tres años de baja por estrés traumático grave, sufre episodios de depresión y asegura que tiene miedo a salir a la calle y que vuelvan a atacarle.

Nueva jornada del juicio por los atentados de Barcelona y Cambrils del 17-A. Este lunes el Tribunal ha escuchado el estremecedor testimonio del agente de los Mossos d'Esquadra que abatió a cuatro terroristas del atentado de Cambrils. Ha contado cómo sucedió todo, sus secuelas y que no ha sido indemnizado.

Estrés postraumático e hiperalerta por miedo

El agente de la policía catalana ha contado que tres años después de los atentados no ha podido reincorporarse debido a las secuelas que sufre. De hecho se le ha reconocido la incapacidad permanente aunque -según ha lamentado- no ha sido indemnizado ni reconocido como víctima del terrorismo.

Ha contado que sufre un trastorno por estrés postraumático grave, episodios de depresión en los que se intenta "aislar de todo". Cuando a la calle entra en un estado de hiperalerta por miedo a que puedan reconocerle y le ataquen de nuevo. Y a todo ello se suma el sentimiento de culpa por cómo está afectando a mi familia".

El relato de cómo abatió a los terroristas

El agente ha contado que aquella madrugada del 17 al 18 de agosto él estaba en seguridad ciudadana de Cambrils, frente al Club Náutico del paseo marítimo de Cambrils. "Veo que viene un vehículo a gran velocidad, veo que va contra nosotros, me lanzo al suelo a la izquierda y me doy cuenta que la compañera ha sido atropellada" ha relatado. Ve entonces que el coche que les había embestido volcaba detrás de ellos y que de su interior empiezan a salir personas con chalecos con cinta americana que parecían chalecos bomba. Entonces se gira y ve "que uno viene corriendo hacia mí con un hacha en la mano, gritando Alá Akbar y no me dio más tiempo a prepararme y cuando lo tenía a pocos metros disparé para abatirlo".

Ahí no termina la pesadilla: "Cuando la persona cae, vienen tres personas corriendo hacia mi posición para atacarme. En ese momento, yo me desplazo corriendo a la derecha porque no tenía munición en el subfusil. Consigo ponérmelo en el cuello. Cojo mi arma reglamentaria, ya los tenía encima, gritando Alá Akbar", "cuando ya los tenía encima no tuve tiempo de hacer nada más que abrir fuego contra ellos".

La agente atropellada también ha dado testimonio

La agente de los Mossos que fue atropellada en los atentados de Barcelona y Cambrils también tiene reconocida la incapacidad permanente por estrés post-traumático. Lo ha contado durante su declaración en la Audiencia Nacional. Asegura que "en ese momento pensé que me quedaba allí, muerta. Cuando me levanté no sabía si era un sueño", ha contado. Ha declarado como testigo protegido y ha explicado que el Audi A3 fue derecho a por ella: "Me pasa por encima sin que pueda hacer nada. A continuación pierdo el conocimiento".

Se da cuenta de que es un atentado cuando intenta levantarse y ve "a una mujer tendida en el suelo" y a individuos también en el suelo con "una especie de cinturón cogido del tórax con botellas de plástico y papel de aluminio" pegados al cuerpo. "Veo a otro individuo que me pasa por el lado, continúo disparando y me quedo sin munición". Cuenta que otro de los atacantes se acerca y ella le pide que no avance más. Él habla pero ella sólo escucha un pitido en su oído. Se siente mareada y no ve a su compañero, recuerda un silencio aterrador". Estuvo una semana ingresada en el hospital. Tenía un traumatismo craneoencefálico y rotura de tibia y esguince de tobillo. Tres años después aún tiene estrés postraumático por los hechos y recibe atención psicológica y psiquiátrica.

Publicidad