120.00

Publicidad

Ley Celaá

El debate de la ley de educación termina entre aplausos y gritos de libertad

El último debate en el Congreso del proyecto de ley de educación, LOMLOE, la llamada ley Celaá, ha finalizado con los diputados del Partido Popular -a los que se han sumado los de Vox- gritando libertad, mientras los socialistas aplaudían. Estos son los argumentos a favor y en contra que se han escuchado en el pleno.

En resumen

El Pleno del Congreso ha sufrido un parón de casi tres minutos durante el cual los diputados del PP y Vox daban golpes en sus escaños y gritaban 'libertad' y los del PSOE y Unidas Podemos aplaudían la nueva Ley de Educación, conocida como 'Ley Celaá', que sustituirá a la conocida como 'Ley Wert', en referencia al ministro, José Ignacio Wert, que la aprobó cuando el PP tenía mayoría absoluta. La presidenta de la Cámara, Meritxell Batet, ha dejado que cada bancada se expresara a su manera, al término del debate del dictamen de la Comisión de Educación sobre la nueva norma.

PSOE: Utilizan a los menores

Batet sólo ha pedido silencio al finalizar la intervención de la portavoz socialista, Mari Luz Martínez Seijo (última intervención en el vídeo), quien ya había señalado a la bancada 'popular' con sus últimas afirmaciones. La dirigente socialista ha puesto fin a su discurso agradeciendo su actitud a las formaciones que como, ERC, PNV y Más País, han apoyado la reforma y, a su juicio, "creen en la educación española y en su avance", unas palabras que han soliviantado a los diputados del PP que han empezado a hacer gestos de desaprobación desde sus escaños.

"Con la educación se progresa", ha sentenciado Martínez Seijo antes de volver a su escaño entre los aplausos de los suyos y de sus socios de Gobierno de Unidas Podemos. También aplaudían la ministra de Educación, Isabel Celaá; el titular de Cultura, José Manuel Uribes, y el vicepresidente segundo, Pablo Iglesias, presente en el hemiciclo porque tenía que presentar un decreto-ley justo después del debate educativo. "Lo hemos vivido con mucha emoción", ha dicho luego la ministra. Martínez Seijo ha acusado a PP, Ciudadanos y Vox de difundir mentiras sobre que la Lomloe o 'Ley Celaá' va a acabar con la libertad de los padres para elegir centro educativo o que puedan pedir enseñanza en castellano. "Ya está bien de utilizar la palabra libertad solo para los que tienen recursos y obvian a los que no los tienen y no tienen libertad para decidir", ha dicho la diputada socialista. Asimismo, ha criticado que los centros concertados estén "manipulando" y "utilizando" a menores de edad en los patios de sus colegios para ponerles en contra de la norma a través de lectura de manifiestos.

ERC: ¿Qué les importa en qué estudian en el Ampurdán?

A la portavoz de Esquerra Republicana de Catalunya, Montserrat Bassa (tercera intervención en el vídeo), le" alegra derogar una ley que se basaba en una concepción franquista de la educación". Para ellos "la mejor garantía para la escuela catalana es la república catalana, pero están a favor por los cambios que introduce y porque "a pesar de todo, nunca habíamos tenido un nivel competencial tan alto", además de "blindar la inmersión lingüística en Cataluña es más que un triunfo", es decir: "El catalán es la lengua vehicular en la enseñanza". Ha argumentado: "¿Qué les importa en Sevilla o Burgos en qué estudian en el Ampurdán?.

Unidas Podemos: Fin de los conciertos sexistas

Desde la bancada del grupo confederal de Unidas Podemos, Javier Sánchez (segunda intervención en el vídeo), se felicitó porque texto debatido "entró como un texto monocolor y sale de gobierno de coalición" y recoge peticiones de su grupo, como la defensa de la educación pública, el fomento de la educación de 0 a 3 años, inmersión en catalán y "corregir" la segregación. "Por eso están las tres derechas muy cabreadas", calcó, acusando a la oposición de una "campaña de desinformación y bulos y mentiras".

Ciudadanos: Han conseguido cabrear a todo el mundo

La portavoz de Ciudadanos, Marta Martín (primera en el vídeo) anunció que votaban "no con las dos manos": "Tramitación de dudosa garantía. Es un parcheado, ha quedado un pastiche, con prisas en plena pandemia, cuando ni siquiera se había estudiado la vuelta a los colegios", por lo que "huele a vicio de tramitación. Lo más grave es que lo han hecho con la premura de una ley que no tenía consenso, decían. Pues esta tiene consenso, ha cabreado a todo el mundo. No se pueden meter más tropelías en tan poco texto", incluyendo un "mercadeo zafio con los derechos lingüísticos por un puñado de votos".

Vox: Quieren activistas, no ciudadanos

Para Vox, Joaquín Robles (cuarta intervención en el vídeo), los socialistas y Unidas Podemos condenan a las clases sociales más desfavorecidas "a recibir una papilla infame que cercenará cualquier promoción", obligando a la inmersión lingüística y a 17 currículums distintos: "Señores separatistas, no tienen más interés en la educación que en hacer una fábrica de independentistas, usar la educación para la difusión de su ideología... Quieren activistas, no ciudadanos. Para ser crítico hay que tener conocimientos. Y es lo que quieren eliminar". Además ha acusado a la izquierda "caviar" de llevar a sus hijos a colegios privados mientras al pueblo español lo mantendrán esclavo de sus pasiones".

PP: Ruptura del pacto constitucional

La portavoz del PP, Sandra Moneo (quinta intervención en el vídeo), ha acusado al Gobierno de asfixiar al que no se somete al pensamiento único con un "proyecto en el que han ido con ánimo de confrontación. Esta ley antes de estar aprobada es una ley fallida. Esta es una ley de ruptura, certifica la ruptura del pacto constitucional en educación. Ruptura del sistema de libertades". Para el PP el PSOE ha perdido la condición de partido de Estado con un proyecto que es todo menos educativo. Ha anunciado que utilizarán todos los instrumentos para frenar esta deriva autoritaria, entre ellos acudir el Tribunal Constitucional.

Publicidad