Nigeria sufre el horror de uno de los grupos terroristas más crueles, Boko Haram; secuestraron a 276 niñas y siguen sembrando el terror.

Un terror que obligó al pequeño Tani, con sólo siete años, a huir con su familia a Nueva York. Dormía en un refugio para personas sin hogar, pero es un pequeño genio del ajedrez.

"Me divierto mucho jugando y me siento muy seguro", cuenta a José Ángel Abad en Nueva York. "A veces es duro entrenar tanto, pero no soy de los que se cansan tan fácilmente", reflexiona.

¿Quién ganará?

La familia vivió en un centro de acogida, pero ahora se multiplican las ayudas. José Ángel Abad le ha retado y ha jugado contra él, pero... ¡jaque mate!

"Estoy muy feliz, no sabía que me fueran a dar un trofeo tan grande. Ahora quiero entrenar para ser campeón del mundo cuando tenga 15 ó 16 años", dice el pequeño Tani.

Te puede interesar:

El fútbol, vía de escape para un grupo de refugiados en Barcelona: "No hay color, todos somos humanos"

El ajedrez, una terapia para tratar enfermedades mentales y un gran instrumento educativo en las aulas

Polémica por la existencia de un Mundial de Ajedrez masculino y otro femenino: "No hace mucho que los clubes de ajedrez estaban vetados para las mujeres"

Pedro Ginés, campeón del mundo de ajedrez sub-14: "No me lo esperaba"