El ayuntamiento de Barcelona ha promovido una medida por la que permite la realización de Top-less, en las piscinas municipales de la ciudad condal. Una medida que ha generado controversia, y ahora tiene, tanto gente a favor como una serie de detractores.

Muchos entienden la medida. Y es que, para unos esto es un símbolo de modernidad y apertura. Otros defienden la medida bajo el pretexto de que les parece bien que se haya creado una medida unificada para todas las piscinas. Y algunos sostienen que, en las playas ya se puede ver de todo.

Sin embargo; otros como el joven ,Álvaro Ortega, se han mostrado claramente en contra de la medida: “Creo en la libertad de que haya piscinas donde el top-less esté permitido. Pero también creo en la libertad de que si hay piscinas que no quieren permitirlo que también puedan hacerlo. En definitiva, que exista libertad de elección para los padres”, declaró.

A este mismo respecto agregó. “La piscina es un espacio donde hay muchos niños, y hay familias que educan a los niños en el pudor y no quieren que tengan cerca mujeres con el torso desnudo. En ese sentido creo en la libertad de que cada uno pueda elegir”, acabó.