El nuevo decreto del Govern sobre las VTC marca tres limitaciones: precontratación anticipada de 15 minutos, prohibir la geolocalización previa y los coches de VTC no podrán circular captando clientes.

Estos conductores coinciden en dos cosas: su queja por la violencia que ejercen algunos taxistas contra ellos, y la convicción de que "hay trabajo para todos".

Jordi Feliú tiene 45 años es excomercial de Inmobiliaria y lleva un año y medio trabajando en VTC. Antes estuvo en el paro 4 meses. Es padre de un hijo de 8 años. Cree que si se aprueba el decreto pasaría a engrosar las listas del paro: "Por problemas de edad y de currículum no encontraría un tramo laboral para reengancharme otra vez", señala.

Carmen Monteasell tiene 55 años es exgerente de un negocio familiar y lleva 3 meses trabajando en VTC tras 1 año y medio en paro. Tiene dos hijas. Cree que ser mujer, tener 55 años y estar en el paro le condenan al ostracismo laboral.