La Comunidad de Madrid colaborará con todo lo que requiera la Policía sobre la agresión del fin de semana a un vigilante del centro de menores de Hortaleza, al tiempo que ha destacado su "enorme esfuerzo" en atender a los menores extranjeros no acompañados, más conocidos como 'menas'.

El suceso tuvo lugar ayer lunes a las 23 horas, cuando cinco adolescentes de 17 años y origen magrebí querían salir del centro pero por horario ya no estaba permitido. Entonces, tras una discusión con los vigilantes de seguridad, agredieron a varios de ellos, y uno de ellos acabó con importantes lesiones, por lo que fue trasladado al Hospital Ramón y Cajal de Madrid, han informado fuentes policiales.

Dicho vigilante hospitalizado ha interpuesto una denuncia en comisaría, por lo que colaborarán con todo lo que precisen los agentes en la investigación, ha indicado una portavoz de la Consejería de Políticas Sociales. Se desconoce el paradero de los agresores.

"La Comunidad de Madrid está haciendo un enorme esfuerzo para atender a estos menores extranjeros no acompañados. Hemos ampliado la red estable y hemos contratado más plazas de emergencia de la mano de entidades especializadas. Se han creado, en total, más de 200 plazas y en próximas semanas se aprobará una nueva declaración de emergencia con 40 nuevas plazas", han señalado.

En este sentido, el Gobierno autonómico ha señalado que están cumpliendo con lo recogido en el acuerdo suscrito con organizaciones con representación en este asunto, que son CCOO, UGT y CSIT. "El sindicato Satse no tiene representación en los centros de primera acogida de la Comunidad de Madrid", ha apuntado, en relación con el comunicado que ha remitido este sindicato sobre la situación de los centros de menores de la región.