La Policía de Owasso (Oklahoma), arrestó a una madre por haber dejado a su bebé de 14 meses dentro del coche durante 20 minutos mientras ella compraba alcohol en una licorería.

El departamento de Policía recibió una llamada de un hombre que les alertaba de que había un bebé llorando histéricamente dentro de un coche. La llamada la recibieron el pasado miércoles poco después de las seis y media de la tarde e inmediatamente los agentes fueron a averiguar qué estaba pasando.

En el parking de una licoreria, Wine and Liquor, en Owasso (EE.UU) encontraron un coche estacionado con un bebé encerrado dentro.

Los agentes detuvieron a la madre del bebé, Gretchen Anne Markovics de 24 años de edad, cuando salió de la tienda con una amiga. La policía le preguntó cual era su coche y confirmó que era el que estaba aparcado con un bebé dentro del coche. Los agentes le pidieron que abriera inmediatamente el coche y encontraron al niño llorando y sudando.

Markovics explicó que pensaba que había dejado el aire encendido y la Policía le reprendió con que la ventilación estaba apagada, además de las altas temperaturas a las que se encontraba el coche. También expresó la suerte que habían tenido de que el bebé estuviera vivo. "Cuando el bebé comienza a sudar significa que se está sobrecalentando y que puede llegar rápidamente a la deshidratación, al agotamiento por el calor y así sucesivamente, así que tenemos suerte de que este niño esté vivo", aseguró el teniente de la policía de Owaso, Nick Boatman.

La mujer fue transportada a la prisión del condado de Tulsa en Oklahoma y retenida con una fianza de 25 mil dólares. El próximo viernes, cinco de julio se celebrará el juicio.