El presidente del Gobierno en funciones, Pedro Sánchez, ha acusado al líder de Podemos, Pablo Iglesias, de romper la negociación para la investidura de forma "unilateral" al convocar una consulta "trucada" con la que lo único que pretende, ha dicho, es justificar su voto negativo, que coincidirá con el de "la extrema derecha". En una entrevista en la Cadena Ser, Sánchez ha confirmado que la semana pasada ofreció a Iglesias ministerios para "personas cualificadas del ámbito de Podemos", y ha recalcado que es la primera vez que se hace una oferta así en la historia de la democracia, a un partido que, además, ha sido el cuarto en las elecciones. Entiende que con la consulta en Podemos "han decaído" las ofertas que le hizo a Iglesias.

El líder socialista ha considerado que la consulta de Podemos es una "mascarada" y "no recoge la realidad" porque no hace constar las propuestas que le ha hecho a Iglesias, mucho menos esta última que le puso sobre la mesa en la última conversación de la semana pasada. La pregunta de Podemos para la consulta es "absolutamente falsa", ha insistido Sánchez, para quien Iglesias ha dejado claro que no se mueve de su posición y que lo que busca es "justificar una votación contraria" a la investidura la semana que viene, en línea, por ejemplo, "con la ultraderecha". Sánchez dice que "he entendido el mensaje" al no entrar en la negociación que le ha propuesto y por lo tanto da por hecho el voto negativo. No se que puedan convivir en un mismo gobierno dos líderes de dos partidos, que tienen coincidencias a lo social, pero "profundas" diferencias en asuntos como Cataluña, cuando se está a la espera de la sentencia del procés. Tampoco es optimista sobre una abstención de Ciudadanos, ni tiene seguridad de lo que puedan hacer otros partidos, como los nacionalistas o independentistas catalanes.