Los socialistas ya han respondido al líder de Ciudadanos, Albert Rivera, que ha rechazado la invitación del PSOE a reconsiderar su veto a pactar con ellos diciendo que "no le merece respeto" un partido que se alía con independentistas. Dice su secretario de Organización, José Luis Ábalos, que se ha apresurado a responder, pero dudan si será definitiva "porque las cosas del señor Rivera caducan rápido". Creen que la postura de Rivera se reduce a caer bien a Vox y ser su eco. Van más lejos, invitan a los votantes de Ciudadanos que se sientan desencantados con el acercamiento de este partido a la derecha y a Vox a mirar hacia ellos: "Vamos a tratar de que encuentren una oferta que se adecue a sus expectativas".

Los socialistas dicen que ellos no ponen cordones sanitarios, no vetan a nadie para pactar, excepto los que no respetan la Constitución. En este debate entre PSOE y Ciudadanos, Ábalos también ha recordado el viaje de Inés Arrimadas a Waterloo (Bélgica) para concentrarse ante la casa de Carles Puigdemont, "Alguien que debe ser historia, ¿qué representación o influencia tiene para que vaya la responsable del partido que ganó las elecciones en Cataluña a decirle no sé qué? ¿No había otra forma de pasar el finde?".