Todo ocurrió antes del partido que enfrentaba a Olimpia contra Motagua. El autobús de estos últimos sufrió un salvaje ataque con piedras y botellas de vidrio que dejó a tres jugadores del equipo hondureño heridos. Esto fue solo el comienzo.

Tras el ataque al microbús, se desató una terrible batalla campal tanto dentro como a las afueras del estadio en la que terminaron falleciendo tres personas. Las imágenes son verdaderamente estremecedoras.

 

Tres jugadores del Motagua resultaron heridos tras el ataque al autobús y fueron trasladados a una clínica donde recibieron atención médica. El partido se suspendió.

 

Los propios jugadores hondureños grabaron con sus móviles las tremendas imágenes desde dentro del autocar, con los cristales completamente rotos.