La llegada de Florez a la Arandina sólo ha hecho daño a la familia de la menor. Así lo reconoce su abogado, que afirma que "está la cosita mal".

Porque el nuevo fichaje estaba muy unido a los investigados: "Ahora mucho más en la herida". Por eso es difícil comprender como la Arandina le ha fichado.

Temen que su día a día en Aranda vuelva a convertirse en un infierno. "Sufría insultos, les arañaban la puerta...", reconoce Fernando García, que pide prudencia: "Nos queda mucho que sufrir con este tema".