En total, cuatro muertos y 12 heridos tras el salvaje ataque al autocar de un equipo de fútbol en Tegucigalpa. Todo sucedió antes del choque que enfrentaba a Olimpia contra Motagua. El autobús de estos últimos fu atacado con piedras y botellas y tres futbolistas del equipo terminaron heridos.

Pero la violencia no terminó ahí; fue solo el principio. Tras el ataque al microbús, tuvo lugar una batalla campal tanto dentro como a las afueras del estadio en la que murieron tres personas. Dos de ellas mueren a golpes y quedó todo grabado.

Tres jugadores del Motagua resultaron heridos tras el ataque al autobús y fueron trasladados a una clínica donde recibieron atención médica. El partido se suspendió.