Álvaro le planta cara a un agresivo Gabriel

Gabriel se encuentra acorralado en su despacho y ahoga su ansiedad en alcohol, pastillas y tabaco. Álvaro le hace una última visita para dejarle claro a Gabriel que no quiere saber nada de él. Álvaro se siente engañado tras conocer la parte cruel de Gabriel quién se enfrenta con agresividad a su primo.