Publicidad

Antena 3 » Programas » Tu Tiempo » Actualidad

Rusia

Queman un castillo de heno gigante en Rusia para decirle adiós a la pandemia del coronavirus

La Maslenitsa es una tradicional fiesta rusa, conocida también como la Semana de la Mantequilla, la Crepería y el Queso. Este año, además de batir un nuevo récord con una torre de 1.500 tortitas y más de un metro y medio de altura, con su popular quema de heno han querido despedir al invierno y al coronavirus.

Comenzó siendo la despedida del invierno para darle la bienvenida a la primavera, un espectáculo de música y juegos perfecto para que se reúna toda la familia. Sin embargo, la Maslenitsa se ha convertido ahora también en la semana de las tortitas en Rusia -por la prohibición de comer carne durante estos días- y en una excusa para decir adiós al coronavirus.

Este año, el tradicional carnaval ruso, conocido también como la Semana de la Mantequilla, de la Crepería y del Queso, ha batido un nuevo récord: más de metro y medio de altura en una torre formada por 1.500 tortitas. "Simbolizan el sol. Incluso si no lo tenemos, lo llevaos en nuestros corazones", señala una de las asistentes, quien asegura que también hay mucho baile en esta popular fiesta rusa pese al frío del país.

Hacer grandes fuegos de heno es otras de las grandes atracciones de la Maslenitsa. Este año han quemado el 'castillo de la vacunación', una torre de 24 metros de altura para decir adiós, además de al invierno, al coronavirus. "Quemamos lo malo y esperamos lo mejor, felicidad y salud", cuenta Enyina, con el heno también en su cabeza, como marca la tradición.

Otra de las típicos rituales de este carnaval ruso es sumergirse en el agua helada para purificarse o los juegos populares que atraen, año a año, a miles de turistas. El punto y final de este festejo lo pone la quema del muñeco de paja, que simboliza el invierno. Una vez se enciende la llama, dan la bienvenida a la primera. Además, los rusos creen que incinerarlo significa también que los males abandonan la tierra, por lo que despiden también al virus que ha conseguido paralizar al mundo entero.