Cree que si las empresas VTC dejan Barcelona es porque el Gobierno nos e ha sentado a dialogar con ellos. "Creo que no ha habido mucho diálogo. Hay que buscar más opciones y que no se cierren ni unos ni otros", recomienda.

Pone de manifiesto que no es dueño de licencia de taxi. "Soy asalariado, me retiraron los puntos por manifestarme con el taxi y cuando me devolvieron los puntos volvía a trabajar", reconoce.

Ha confesado que algunos le han ofrecido entrar en política pero lo descarta. "No me gusta la política, yo quiero ser taxista y trabajar tranquilo", zanja.