En las imágenes puede verse al supuesto asesino de Nuria Escalante trasladando lo que parece el cuerpo de la mujer en un carrito de supermercado. El presunto asesino es un 'okupa' que vivió con Nuria en Ibiza, junto a otros hombres, todos desconocidos para ella.

El hijo de Nuria ha explicado que su madre ya estuvo trabajando en Ibiza en el pasado. Debido a la falta de empleo en Alicante decidió regresar y mientras encontraba una vivienda para quedarse le pidió ayuda a un amigo okupa. Sobre las imágenes previas al crimen en las que se ve a Nuria Escalante paseando con el detenido por el crimen. Cree que quizá su madre "podía haber bebido dos copitas, como cualquiera", lo que la dejaría en una posición de desvalimiento respecto al presunto asesino.

"No creo que tuvieran una relación. Estaban de buen royo, se tomaron algo y el intentaría algo con mi madre. Mi madre no quiso y a él se le fue de las manos", lamenta.

Agradece a la Guardia Civil los esfuerzos que está haciendo por localizar a su madre pero pide al Estado que aporte más medios para continuar con la búsqueda.