Isaac Hempstead-Wright terminó en Sevilla y afirma que fue genial convertirse en Rey en su último día. A pesar de haber sido una de las secuencias más largas, Isaac recuerda ese momento con mucho cariño en el que casi se le olvidaba lo que tenía que decir por el discurso de uno de los personajes. ¿Adivinas de quién se trata?