Niñas desaparecidas Tenerife

La Guardia Civil vuelve a rastrear la vivienda de Tomás Gimeno, padre de las niñas desaparecidas en Tenerife

La búsqueda de las pequeñas Anna y Olivia continúa. La Guardia Civil ha examinado con perros la casa de Tomás Gimeno por quinta vez. A la búsqueda de las niñas se añadirán un sonar y un robot submarino que ha cedido el Instituto Español de Oceanografía.

En resumen

Publicidad

El caso de la desaparición de las niñas Anna y Olivia en Tenerife han removido el corazón de todo el país. Tras 21 días de búsqueda, la Guardia Civil ha rastreado por quinta vez la vivienda de la finca en Tenerife de Tomás Gimeno, padre de las niñas, ya investigado como un presunto delito de secuestro.

En la primera jornada de búsqueda no fue hallado ningún vestigio de relevancia para la reconstrucción de las horas previa y ahora, este rastreo ha sido realizado con la ayuda de perros adiestrados en la búsqueda de restos biológicos. La Guardia Civil ha seguido rastreando con los perros no solo el domicilio de Tomás, sino también el coche y su embarcación. Sin embargo, fuentes consultadas por EFE señalan que no se ha encontrado ninguna prueba concluyente, pero los perros continuarán con la inspección del vehículo de Tomás.

Las cámaras de seguridad de la Marina de Tenerife lo registraron entrando con su coche, a él solo, en las instalaciones a las 21:30h. Un vigilante de seguridad lo observó descargar varias maletas y bolsas.

Tras haberse introducido en el mar una primera vez, agentes de la Guardia Civil lo propusieron para sanción por quebrantar el toque de queda que en ese momento estaba establecido a las 23:00h. En ese momento la madre todavía no había denunciado la desaparición de las pequeñas y el padre, que se hizo de nuevo a la mar, desapareció definitivamente. Su embarcación fue localizada horas más tarde, vacía y a la deriva, frente al Puertito de Güímar.

El dispositivo de búsqueda encontró flotando en el mar una silla de retención infantil perteneciente a una de las niñas. Ahora, la Guardia Civil va a incorporar a las labores de búsqueda un sonar y un robot submarino que ha cedido el Instituto Español de Oceanografía.

¿Para qué sirve el sonar y el robot submarino?

El sonar es una técnica que usa la propagación del sonido bajo el agua principalmente para comunicarse, navegar o detectar objetos sumergidos. El robot submarino va conectado a un barco que flota en la superficie a través de un cable. Estos robots pueden tener conferidos brazos para realizar diferentes trabajos en las profundidades del mar como labores de inspección o simplemente, una cámara fotográfica para captar las imágenes del fondo del mar.