Un hombre ha sido detenido por matar a su hijo de cinco años en Milwaukee, Estados Unidos, después de propinar varios puñetazos al menor por comerse su tarta de queso que le habían regalado con motivo del 'Día del Padre'.

El padre, Travis Stackhouse, de 29 años, reconoció ante la policía lo que había ocurrido y ahora está preso en una cárcel a la espera de conocer la decisión del juez porque se enfrenta a una pena de 60 años de prisión por un delito de homicidio imprudente de primer grado.

Travis Stackhouse, en un principio, le dijo a la Policía que su hijo de cinco años se había caído por las escaleras y que eso fue lo que le provocó las múltiples contusiones que tenía en la cara y espalda.

Sin embargo, tras un informe forense, el padre reconoció que había sido él quien había golpeado al menor en la cara y la barriga hasta causarle la muerte porque se habían comido su tarta, según informa 'People'.

Las investigaciones informan de otros posibles incidentes anteriores en los que el padre ya había empleado la violencia contra sus hijos y su novia le había pedido en numerosas ocasiones que "no golpeara a su hijos tan fuerte".