Nieve

La nieve y el mal tiempo protagonizan el fin de una Semana Santa atípica

La DGT ha pedido que se tenga una especial precaución al volante cuando se vuelva de vacaciones, que algunas personas alargan hasta este lunes.

Publicidad

Esta Semana Santa, España ha sufrido las consecuencias del temporal Nelson, que ha afectado a gran parte del país durante estos días festivos. A la lluvia y el viento este fin de semana se les ha unido la nieve, condicionando el estado de las carreteras de hasta diez comunidades autónomas y dificultando la operación retorno. Las regiones montañosas del norte de España, como los Pirineos y la cordillera Cantábrica, se han visto especialmente afectadas por las nevadas. Los pasos portuarios de León o Ávila han amanecido completamente blancos. Sin embargo, la rápida actuación de las máquinas quitanieves han facilitado el tráfico en los puntos más delicados de la península.

Pero no solo el norte ha sufrido los estragos del clima invernal. En el centro de España han experimentado nevadas significativas, algo inusual para esta época del año. En la Comunidad de Madrid se ha mantenido durante todo el fin de semana el aviso de alerta amarilla por acumulación de nieve que irá acompañada de lluvia, viento, nieblas y bajas temperaturas, siendo obligatorio el uso de cadenas en los puertos de Navacerrada y Cotos. Los servicios de transporte público se han visto afectados, con retrasos y cancelaciones en trenes y autobuses.

Además de las nevadas, el país ha enfrentado fuertes vientos y lluvias torrenciales. En la costa mediterránea, se han registrado olas gigantes y marejadas que han provocado daños en infraestructuras costeras y han obligado a cerrar puertos y playas. En Barcelona, varios barcos quedaron varados después de que los fuertes vientos los arrastraran hacia la costa.

El impacto del clima invernal en plena Semana Santa ha sido especialmente significativo debido al aumento del turismo durante este período. Multitud de procesiones ni siquiera han podido salir a las calles en estás fechas tan importantes para los que practican la estación de penitencia. Ciudades como Sevilla son de las más visitadas en Semana Santa en España. Por ello, el temporal también ha afectado indirectamente a la economía local.

Precaución en la vuelta de vacaciones

La Dirección General de Tráfico (DGT) pide especial precaución en este retorno de la Semana Santa por el mal tiempo que afecta a medio centenar de carreteras, entre ellas también otras cuatro de la red principal: la A-6 en Brazuelo, en León; la A-62 en Villares de la Reina, en Salamanca, y en otro tramo en Cañizal, en la provincia de Zamora; la A-66 en Guijo de Ávila, y la A-52 en Cobreros, en Zamora. Es necesario el uso de cadenas en decenas de carreteras convencionales de Granada, Huesca, Ávila, Segovia, Salamanca, León y Cáceres.

Aprovechar la última nevada

Pero no todo lo que ha traído en temporal Nelson es negativo. Muchos han aprovechado la llegada de nieve para subir a la montaña y disfrutar del paisaje en familia. Lo cierto es que estás precipitaciones se echaron de menos a principios de año.

Embalses llenos

También han ayudado a llenar los embalses de la península. Dada la preocupante situación de sequía que atraviesan muchas zonas de España, con los embalses al 57,8 % de su capacidad, la lluvia caída en Semana Santa ha sido muy necesaria y ya está teniendo impactos muy positivos en ecosistemas como Doñana donde se han llenado de agua áreas de la marisma que estaban muy secas.

A partir de mañana lunes, 1 de abril, la inestabilidad irá progresivamente a menos, si bien continuarán los cielos nubosos y cubiertos. Se esperan precipitaciones débiles y dispersas en gran parte de la Península, y que irán remitiendo durante la segunda mitad del día, salvo en el oeste de Galicia, donde podrían ser más intensas y persistentes. Es probable que las temperaturas asciendan en la Península y desciendan en Baleares; continuará soplando viento del suroeste y es probable que se den algunas rachas muy fuertes en zonas de montaña del norte y este peninsulares, así como en los litorales del noroeste.

Publicidad