La caída al agua de una avioneta es tan peligrosa o más que en tierra. El impacto es igual de violento, pero mucho más difícil escapar de los restos de la aeronave. Si el piloto queda inconsciente fuera del agua puede ser rescatado en minutos; en un río, lago o mar, no existen esos minutos.

Esto significa que los pilotos tienen que estar muy bien preparados para una emergencia de este tipo y hay un cuerpo internacional de entrenamiento dedicado a ello.

Dedicado a enseñarles como sobrevivir, se llaman 'SWET', las siglas en inglés para Entrenamiento de egreso de aguas poco profundas. Se preparan en piscinas, pero no tiene nada que ver con un accidente en la vida real.

Te puede interesar:

Nos subimos en el avión con Juan Velarde, campeón de España de vuelo acrobático: "¡Socorro, por Dios!"

Patricia Campos, primera y única mujer en pilotar cazas: "Día tras día aguantando comentarios machistas..."