El parapentista Sergei Bezruchenok grabó su propia caída en parapente en el aeródromo de Krutitsa, cerca de Riazán, Rusia. Las imágenes son realmente duras: se puede apreciar cómo el parapentista intenta zafarse de las cuerdas, pero en ningún momento consigue estabilizarse.

El accidente ocurrió el 26 de julio y Bezruchenok sufrió lesiones en la cabeza, fracturas en la pelvis y las piernas. El 11 de agosto, tras dos semanas en coma, el hombre murió. Los doctores han hecho todo lo posible por salvarle la vida pero no han podido.