Este edificio albergaba la antigua maternidad nuestra Señora de la Almudena en Peñagrande. Estaba gestionado por religiosas de la Orden de las cruzadas evangélicas y funcionó desde 1955 hasta 1983.

Acogía a madres solteras, la mayoría niñas, expulsadas de sus hogares para ocultar la vergüenza. Algunas de sus dependencias se han demolido. Las que restan, forman parte hoy de un centro de enseñanza madrileño. Pero todavía hay una zona que se mantiene como entonces.

El botiquín es el lugar más tétrico de Peñagrande. Se trata de un pasillo que, según cuentan las chicas que allí estuvieron, era algo más. Un escaparate de bebés donde los padres adoptivos podían elegir el niño que más les gustase.

Loli ha confesado que fue violado por su padre dos veces y como resultado nacieron sus dos hijos. Le ofrecieron dinero para que diera a sus bebés.

No fue la única ya que Begoña, otra afectada por este terrible caso, asegura que le quitaron a su hijo durante cuatro meses y le llegaron a ofrecer un millón de pesetas por él.