Los Mossos d'Esquadra buscan un bebé que ha sido arrojado por su padre a la desembocadura del río Besòs, en el término de Sant Adrià (Barcelona). El progenitor del bebé, de 16 años, ya ha sido detenido por los agentes.

Los Mossos han desplegado un dispositivo de búsqueda en el que intervienen los Bomberos que tratan de vaciar esa zona del río, ya que se encuentra muy cerca de la desembocadura del mar.

Por el momento, efectivos del caso han encontrado una bolsa con ropa y restos de sangre que podría pertenecer al recién nacido. Según testigos presenciales, el joven arrojó al pequeño al agua y posteriormente enterró una bolsa con ropa en la orilla.