Un agente de la Guardia Civil de Tráfico da el alto a un conductor en un control

Publicidad

algunas patrullas en moto no disponen de ellos

Todas las patrullas de la Guardia Civil dispondrán de sistemas de detección de alcohol y drogas para 2018

Los controles serán mucho "más dinámicos" y se podrá evitar la "irresponsabilidad" de los conductores de avisarse entre ellos para no realizar estas pruebas.

EP | Madrid
| 03.07.2017 14:06

El director general de Tráfico, Gregorio Serrano, ha anunciado este lunes 3 de julio que todas las patrullas de la Guardia Civil dispondrán de sistemas de detección de alcohol y drogas para 2018, ya que actualmente algunas patrullas en moto no disponen de ellos.

De este modo, ha asegurado que los controles serán "mucho más dinámicos" y se podrá evitar la "irresponsabilidad", por parte de los conductores, de avisarse entre ellos para no realizar estas pruebas. Así lo ha asegurado este lunes 3 de julio durante la presentación de la campaña 'En la carretera, cerveza SIN', con la que moteros recorrerán España para concienciar sobre los peligros de consumir alcohol y drogas al volante. Asimimo, Serrano ha avanzado que el plan que la DGT tenía previsto de poder retirar el carné a aquellos conductores reincidentes por delitos de alcohol y drogas --es decir, que hayan cometido este tipo de delito, al menos, dos veces, en menos de dos años--, ya está en marcha.

"El protocolo está finalizado", ha informado el director de la DGT, que indica que sólo hace falta "terminar de ajustarlo a las comunidades autónomas" para ver cuál es la capacidad de sus consejerías de Sanidad para abarcar todos los casos de reincidencia que serán enviados desde la Jefatura de Tráfico, pues serán las autonomías (en concreto, un médico), quienes valorarán, a través de una prueba, las actitudes psicofísicas del conductor para poder determinar si esta persona tiene o no una adicción a las sustancias por las que se la ha aplicado el delito. En caso de resultar positiva la prueba, se concluirá que sus actitudes psicofísicas no son adecuadas para conducir y se procederá a la suspensión del permiso.

Según ha explicado Serrano, falta valorar cuál será esta capacidad por parte de los servicios sanitarios autonómicos porque hasta este momento, el protocolo --que está recogido en el art. 36 del reglamento de conductores--, sólo se aplica en casos en los que se presupone la pérdida de actitudes psicofísicas por la edad avanzada del conductor o por enfermedad.

Además de aplicar el protocolo a estas nuevas situaciones, Serrano también ha recordado que se revisarán las sanciones por infracciones relacionadas con el alcohol y drogas en carretera, medidas que están contenidas, según ha señalado el máximo responsable de Tráfico, en la Ley de Tráfico y de Seguridad Vial.

Según ha recordado Serrano, en 2016 se realizaron unas cuatro millones de pruebas de alcoholemia, en la que dieron positivo el 1,5%, porcentaje "ligeramente inferior" a la de Europa, pero pese a esto, ha advertido de que "no hay que bajar la guardia".

Publicidad