Test Covid-19

Se intervienen 470 test de antígenos en dos ferreterías de Toledo que no tenían autorizada su venta

Este suceso ha tenido lugar en dos ferreterías de Esquivias y Pantoja, en Toledo, donde no tenían autorización para vender test de antígenos para detectar el coronavirus.

En resumen
Se intervienen 470 test de antígenos en dos ferreterías de Toledo que no tenían autorizada su venta

EFE Se intervienen 470 test de antígenos en dos ferreterías de Toledo que no tenían autorizada su venta

Publicidad

La Guardia Civil ha intervenido un 470 test de antígenos de Covid-19 en dos ferreterías de Toledo que no tenían autorización de venta, concretamente ha ocurrido en las localidades de Esquivias y Pantoja. La venta de este tipo de test de diagnóstico del coronavirus solo está autorizada en farmacias.

El Equipo de la Policía Judicial de la Guardia Civil de Illescas tuvo conocimiento de esta infracción de comercialización de test de antígenos para la detección del Covid-19 en las dos ferreterías mientras que, según la normativa sanitaria, la venta directa al público de estos de test diagnóstico solo está autorizada en farmacias. Por ello, los investigadores inspeccionaron los dos establecimientos confirmando lo que se temían, los test de antígenos de coronavirus estaban disponibles para la venta al público en general.

Por todo ello, se incautaron de los test de antígenos poniéndolos a disposición de la autoridad competente y proponiendo a los propietarios de los comercios para una sanción administrativas. Entre los dos establecimientos se han incautado un total de 470 test de antígenos, 458 en Esquivias y 12 en Pantoja.

Se intervienen 300.000 test de antígenos en Fuenlabrada

Hace tan solo dos días, la Policía Nacional intervino 300.000 test de antígenos en la localidad madrileña de Fuenlabrada. Las pruebas de diagnóstico del coronavirus se encontraban en unas naves de un polígono industrial. En poco tiempo, la Policía consiguió que no se continuara con su distribución y piensan que podrían ser de test de antígenos irregulares por no cumplir las medidas sanitarias.

En total, se analizaron en torno a un millón de test de antígenos, de los que se intervinieron unos 300.000 por deficiencias en los trámites documentales o por no tener autorización para la distribución.

Por todo esto, se abrió un expediente administrativo sancionador, aunque todavía hay que analizar algunos documentos por si se hubiera cometido un delito contra la salud pública.

Publicidad