Que ‘nunca llueve a gusto de todos’ es algo que esta Semana Santa está cobrando más significado que nunca. La lluvia está siendo una de las protagonistas de estos días y las tormentas no han favorecido a las cofradías que han tenido que cancelar muchas procesiones sobre todo en Andalucía y en el mediterráneo.

El sector del turismo también se ha visto perjudicada con esta situación meteorológica, algunos dicen que este año han facturado un 40% menos. Los hoteles lamentan las cancelaciones de las reservas de última hora.

Pero en la otra cara están los agricultores. Este tiempo ha favorecido a los campos, sobre todo el cereal, que atravesaba un año difícil por la fuerte sequía que hemos vivido este invierno. Las lluvias de los últimos días pueden salvar la cosecha de todo el año que parecía perdida.

También el ocio bajo cubierto es otro de los beneficiados, sobre todo los cines y los centros comerciales donde la oferta de tiendas y entretenimiento es muy amplia.

También te puede interesar...