Publicidad

LOS HECHOS OCURRIERON EN 2011

Tres años y medio de cárcel para el hombre que atropelló a una niña de dos años en China

Hu Jun ha sido condenado a tres años y medio de cárcel después de que en el 2011 atropellase a una niña y no la socorriera, provocando su muerte. Junto a la niña pasaron 18 peatones y ciclistas que también omitieron el socorro.

Europa Press | Madrid
| 06.09.2012 23:41

Un tribunal chino ha condenado a tres años y medio de cárcel a un hombre que contribuyó a la muerte de una niña de dos años al atropellarla en la ciudad china de Foshan en octubre de 2011. Los hechos fueron grabados por una cámara de seguridad y el vídeo causó indignación en China y en el extranjero.

Hu Jun fue sentenciado este miércoles por el Tribunal Popular del Distrito de Nanhai, situado en Foshan (provincia de Guangdong), que lo declaró culpable de homicidio involuntario porque el minibús que conducía atropelló y pasó por encima de Wang Yue, que fue atropellada por un segundo vehículo.

La niña se quedó en el suelo desangrándose y junto a ella pasaron 18 peatones y ciclistas que no se pararon para ayudarla. Finalmente, fue socorrida por una persona mayor que la llevó a un hospital, pero falleció unos días después por un fallo cerebral.
Según el tribunal, el día que ocurrieron los hechos había poca luz y se estaba produciendo un aguacero, y el minibús de Hu no llevaba los faros encendidos. El hombre pensó que había chocado contra algo pero no se detuvo para comprobarlo.

Otro de los factores que llevaron al tribunal a imponer una condena poco severa es que Hu se entregó a la Policía y pagó parte de los gastos médicos de la víctima. Durante el juicio, que comenzó el pasado 25 de mayo, se declaró culpable, pero no de homicidio, sino de haber causado un accidente de tráfico.

Las imágenes del atropello y de lo que ocurrió después, que fueron publicadas en Internet, desencadenaron una avalancha de críticas por la falta de compasión de la sociedad china. Algunos expertos atribuyeron la actitud de los conductores y los transeúntes a que las leyes chinas no protegen a las personas que ayudan a la víctima, que pueden ser acusadas de un delito que no cometieron.

Publicidad