David Sassoli, nuevo presidente de la Eurocámara, se ha estrenado políticamente con una carta pidiendo al todavía presidente de la Comisión Europea, Jean-Claude Juncker, "ayuda urgente y una distribución justa" de los 121 migrantes rescatados en el Mediterráneo que siguen en el barco de Open Arms.

La ONG española espera desde la semana pasada cerca de la isla italiana de Lampedusa (sur de Italia) a que se le asigne un puerto seguro para poner a salvo a 121 inmigrantes rescatados en el mar en dos operaciones distintas, ante la negativa de Italia y Malta a permitir el desembarco en sus puertos.

En una carta abierta dirigida al presidente de la Comisión Europea, Jean-Claude Juncker, y publicada en el diario italiano 'La Repubblica', Sassoli demanda una solución ante el bloqueo y "un reparto justo de los migrantes" entre todos los países europeos. "Estoy convencido de que su sensibilidad estará a la altura de esta emergencia", señala en la carta, donde pide a la Comisión que coordine "una rápida intervención humanitaria" y permita una "redistribución justa de los migrantes".

Asimismo, apunta que ante la negativa de Malta e Italia, la Comisión Europea ha ejercido como mediadora en muchos casos para terminar con bloqueos de hasta tres semanas. Sin embargo, "con cada barco que llega se repite esta misma escena y se reabren las mismas polémicas", lamenta. Según el nuevo presidente de la Eurocámara, "la situación es grave, porque los pobres no pueden esperar". Por ello, pide a la UE no mostrarse indiferente, porque esto sería "añadir sufrimiento al sufrimiento".