Publicidad

Ocurrió en plena intervención del entonces presidente español, Jose Luis Rodríguez Zapatero, que precisamente estaba recriminando a Chávez tras su primera intervención. El mandatario venezolano, que insistía en descalificar al ex presidente español, se refería a él diciendo: "una serpiente es más humana que un fascista o un racista; un tigre es más humano que un fascista o un racista".

Fue entonces cuando Zapatero exigió “respeto” hacia el ex presidente español que había sido elegido por todos los españoles. Durante la intervención, Chávez no paraba de interrumpir al mandatario apelando a su derecho a expresar su opinión. En ese momento, el Rey, visiblemente enfadado, instó al presidente venezolano con la ya famosa frase "¿Por qué no te callas?”

Tras el desencuentro, y la posterior intervención del presidente nicaragüense con más críticas hacia las empresas españolas, el Rey abandonó la sala. A pesar de volver a entrar más tarde, esto supuso un gesto sin precedentes para el monarca español.

Ocurrió en plena intervención del entonces presidente español, Jose Luis Rodríguez Zapatero, que precisamente estaba recriminando a Chávez tras su primera intervención. El mandatario venezolano, que insistía en descalificar al ex presidente español, se refería a él diciendo: "una serpiente es más humana que un fascista o un racista; un tigre es más humano que un fascista o un racista".

Fue entonces cuando Zapatero exigió “respeto” hacia el ex presidente español que había sido elegido por todos los españoles. Durante la intervención, Chávez no paraba de interrumpir al mandatario apelando a su derecho a expresar su opinión. En ese momento, el Rey, visiblemente enfadado, instó al presidente venezolano con la ya famosa frase "¿Por qué no te callas?”

Tras el desencuentro, y la posterior intervención del presidente nicaragüense con más críticas hacia las empresas españolas, el Rey abandonó la sala. A pesar de volver a entrar más tarde, esto supuso un gesto sin precedentes para el monarca español.

Publicidad