Las lluvias torrenciales que cayeron en la provincia de Papúa (Indonesia) han dejado 50 muertos y 59 heridos. Los heridos fueron trasladados a distintos hospitales de la capital de Papúa, Jayapura.

Las precipitaciones han provocado graves riadas que arrastraron troncos y vehículos, dañaron puentes, carreteras y edificios. Los equipos de rescate siguen trabajando aunque con ciertas dificultades porque los materiales arrastrados por la riada les impiden acceder a algunas de las zonas afectadas, según informa el portavoz de la agencia de Mitigación de Desastres en Indonesia, Sutopo Purwo Nugroho.

Sentani es una de las zonas de Papúa más afectadas por las inundaciones, donde se inundaron 150 casas y 120 personas tuvieron que ser evacuadas.

La provincia de Papúa es un territorio rico en recursos naturales que sufre cada año diversas inundaciones durante los meses de diciembre y febrero.