Rusia intensifica los ataques

Los habitantes de Jerson huyen ante los bombardeos que han causado decenas de muertos

Los bombardeos de las últimas horas contra edificios civiles de Jerson dejan al menos 30 fallecidos en Ucrania. Rusia se ensaña con la ciudad reconquistada por las tropas de Ucrania en el sur del país que sigue considerando suya.

Publicidad

El miedo a los bombardeos y la imposibilidad de calentarse por las dificultades en el suministro de luz y agua, hacen que la población abandone Jerson sólo unas semanas después de celebrar la vuelta del ejército de Ucrania a sus calles.

La población huye aterrorizada de Jerson

En esta ciudad que antes de la guerra contaba con cerca de 300.000 habitantes, el júbilo que se vivía hace apenas una semana tras haber sido liberada, ha dado paso a la devastación y la muerte.

Poco ha durado la alegría para su población tras la retirada de los ocupantes.

Sólo en las últimas horas, los bombardeos rusos han provocado la muerte de más de 30 civiles sobre esta ciudad que el Kremlin sigue considerando suya.

Al menos treinta civiles muertos

"Tres o cuatro días después de que se fueran, empezaron a bombardearnos sin parar", afirma Serguei.

El asedio es de tal magnitud que las autoridades ucranianas han ordenado evacuar a los civiles que aún quedaban en esta localidad del este de Ucrania.

Trenes y autobuses repletos, y también las carreteras, donde se han formado largas caravanas.

Largas caravanas para huir de Jerson

"Anteayer destruyeron mi casa y ya no se puede vivir allí... sin luz ni agua ni calefacción", resume Vitali. Además de la violencia, ese es el otro factor que atenaza a millones de ucranianos. El frío que ya se ha instalado en todo el país, y sin los medios para calentarse ya que han sido destruidos por el enemigo. Inclemencias que ya afectan a las tropas en el frente.

Estas imágenes muestran los extremas condiciones, con nieve y lodo, en las que se encuentran muchas unidades de ambos bandos.

Publicidad