El portavoz de ERC en el Congreso de los Diputados, Gabriel Rufián, ha arrancado su discurso en la sesión de investidura de Pedro Sánchez haciendo autocrítica y reconociendo que aunque en los últimos años ha hecho algunas cosas bien en el Congreso de los Diputados, también ha hecho cosas mal: "La principal es dar demasiadas excusas a demasiados para que se hable más de mis formas que del fondo. Yo un día aprendí que si vas con una camiseta con la cara de José Couso frente a Aznar no se habla de la injusta y asesina invasión que le costó la vida por culpa de ese señor. Se habla del tamaño, del color y de la idionidad de la camiseta. Hoy eso no pasará. En este discurso no encontrarán excusas".

Por ello, aseguraba Rufián, este sería un discurso tranquilo y sin llamadas de atención. Así, el portavoz comenzaba recordando a Pedro Sánchez que el pasado 28 de abril no ganó las elecciones por mayoría absoluta y "por más que actúe como si la tuviera, no la tendrá".

"Nuestro ofrecimiento hoy aquí es este: entendámonos"

En este sentido, el diputado de ERC reprocha a Sánchez que le haya pedido la abstención a la derecha de Ciudadanos y al PP y le pregunta qué hace ignorando a sus socios de Gobierno. "Dos horas de discurso de investidura y una sola mención durante tres segundos al final a sus socios, a sus hipotéticos socios Unidas Podemos y cero a Cataluña", lamenta Rufián, que asegura que no lo hace por "hablar del monotema", si no porque "es el principal conflicto político que tiene sobre la mesa usted como futuro presidente de este país".

Rufián le recuerda a Sánchez que el conflicto catalán "ya se llevó por delante a un presidente del Gobierno del país que está de registrador de la propiedad en Santa Pola", en alusión a Rajoy y asegura que el líder de los socialistas es "irresponsable y negligente". "Fue usted un irresponsable y un negligente ayer y desgraciadamente o es usted un irresponsable o usted quiere ir a elecciones y no sé qué es peor", se pregunta.

Pide diálogo y entendimiento

El portavoz de ERC utilizaba una famosa fábula para comparar la actitud de Pedro Sánchez en las negociaciones de los últimos días y le reprochaba que "la sensación constante estos días es de que sus gestos y sus palabras no se correspondían. Sus palabras decían 'diálogo' y 'gobierno de izquierdas', pero sus gestos decían vetos, nombres, titulares, amenazas y ultimátums".

"Merecemos que todos que los hijos de Aznar y Don Pelayo nos pasen por encima"

Haciendo alusión al intelectual italiano Antonio Gramzi, que decía que "la política se tiene que ver desde el pesimismo de la razón y desde el optimismo de la voluntad", Gabriel Rufián recordaba al líder del PSOE que ha llegado a la investidura sin números y sin los deberes hechos y explicaba que su discurso de este lunes parecía más un debate preelectoral. Si bien, Rufián tendía la mano y aseguraba que a pesar de llevarse algún rasguño por el camino, "aún se puede salvar la situación".

El portavoz de ERC alertaba de que la repetición de las elecciones sería una equivocación porque los ciudadanos "no van a distinguir entre siglas o discursos" si no que van a culpar a la izquierda: "Este pato lo vamos a pagar todos. Si con estas mayorías que tenemos no somos capaces de solucionar y dar respuestas a los enormes retos políticos que tenemos por delante, merecemos que todos que los hijos de Aznar y Don Pelayo nos pasen por encima. Si no somos capaces de ponernos de acuerdo, de usted depende señor Sánchez y señorías de Unidas Podemos. Nosotros, aquí estamos".

De este modo, Gabriel Rufián pide a las izquierdas que se sienten a dialogar porque "estamos condenados a entendernos" y por ello es claro en su postura: "Nuestro ofrecimiento hoy aquí es este: entendámonos. La pregunta es si ustedes también nos quieren respetar y si ustedes también se quieren poner de acuerdo con nosotros, si quieren hacer política".

Durante su discurso, Gabriel Rufián recuerda que ERC es el principal partido catalán en la Cámara Baja y subraya: "Nosotros ganamos las elecciones en nuestro país, en Cataluña. Siendo el principal grupo catalán en esta cámara somos imprescindibles para la gobernabilidad de este país, se tiene que hablar de nosotros" y le pide a Sánchez e Iglesias que se pongan de acuerdo porque "el único obstáculo para que Arrimadas sea ministra de Interior, Marcos de Quinto ministro de Economía, Toni Cantó de Cultura y Santiago Abascal de Defensa, son ustedes y nosotros".

Pedro Sánchez: "El problema en Cataluña es un problema de convivencia no de independencia"

El candidato a la Presidencia del Gobierno, Pedro Sánchez, ha utilizado su turno de réplica para agradecer a Gabriel Rufián su tono y cambio de formas en su discurso y que haya querido tender puentes para facilitar la investidura.

Sánchez felicitaba a Rufián por no tener un discurso como otros grupos, en alusión a Ciudadanos, y hablar de derechos sociales, de la reforma laboral o de la necesidad de abrigar y amparar a los desempleados: "En muchas ocasiones lo que se nota en formaciones políticas con historia es que tenemos raíces y valores asentados".

A la pregunta que planteaba el portavoz de ERC sobre por qué Sánchez pedía la abstención del PP y Ciudadanos, el líder de los socialistas explica que lo que hizo fue "apelar a la responsabilidad de Estado de dos partidos que lo único que hacen es erigirse en partidos constitucionalistas y lo que hacen es votar en contra y llevar al país al bloqueo institucional".

En cuanto al reproche que le hizo Rufián sobre su discurso, en el que no mencionó el conflicto catalán, Sánchez asegura que habló de Cataluña cuando mencionó la corrupción, la exigencia de regeneración democrática, la creación de un nuevo Estatuto de Trabajadores..., "no solamente hablo de una parte del territorio español, estoy también incorporando a Cataluña a esa propuesta. Pero si hablamos de la crisis territorial derivada del pulso soberanista que se vive en Cataluña, me gustaría decirle que el problema en Cataluña es un problema de convivencia no de independencia".

Pedro Sánchez anima a los independentistas a sentarse a hablar con todos los grupos políticos catalanes y recuerda que ellos tienen "voluntad de diálogo pero dentro de la Constitución".

Respecto a una posible votación, Pedro Sánchez es contundente en su idea: "Evidentemente la crisis en Cataluña va a tener que ser respondida con una votación. La principal discrepancia es que nosotros queremos que Cataluña tenga de nuevo un autogobierno y un Estatuto de Autonomía y ustedes plantean una votación como la de Reino Unido".

Sánchez ha reconocido que lo importante para resolver el conflicto catalán es que haya una "mesa de diálogo" en el Parlament y ha emplazado a ERC a abandonar la unilateralidad y reconocer "a la otra parte de Cataluña, la que no cree en las tesis independentistas". En el turno de réplica al portavoz de ERC, Gabriel Rufián, en el segundo día del debate de investidura, Sánchez ha instado a Rufián a que hable con su grupo, con el PSC, con el PP y con Cs y que quite de su discurso una de sus exigencias: "La unilateralidad y la frase desafortunada de que lo volverían a hacer".

Por ello, Pedro Sánchez le traslada al diputado catalán que "si no renuncian a la vía unilateral, el Gobierno de España defenderá el orden constitucional, el territorial y la soberanía nacional".

Una urna no amenaza la convivencia

Gabriel Rufián recuerda que son cifras como las del paro juvenil son las que amenazan la convivencia de un país "y no una urna".

Además muestra su desconcierto ante la actitud de Sánchez. Considera incoherente que "le dedicara más tiempo a pedirle indirectamente un apoyo a PP y a Ciudadanos que a referirse a Unidas Podemos y a nosotros". En este sentido, Rufián lanza una lanza a favor de Rivera y Sánchez a pesar de ser "poco sospechoso de ser condescendiente con ellos" y recuerda que Sánchez les está pidiendo "algo que usted por principios no hizo que le aupó a la secretaría general del PSOE".