Empleo

Albañiles, carpinteros y fontaneros, las profesiones en las que los estudiantes salen con trabajo

El Instituto Politécnico de Santiago de Compostela asegura que en la mayoría de sus ciclos formativos los estudiantes tienen trabajo incluso antes de terminar. La demanda de las empresas no deja de crecer, hasta el punto de que son muchas las que se acercan al centro buscando profesionales para sus equipos.

Publicidad

Albañiles, carpinteros o fontaneros son algunas de las más requeridas. "Son profesiones denostadas, socialmente están peor vistas, pero nada más lejos de la realidad, son las más demandadas", asegura Nicolás Espasandín, director de Politécnico. "No hay más que pensar en lo que ocurre en nuestras casas, si buscamos a un fontanero o a un albañil tardamos muchísimo en encontrarlo, todos están a tope, pues para las empresas ocurre lo mismo".

Francisco Trigo, empresario de la construcción, lo corrobora, "buscas trabajadores pero no encuentras, no hay gente y menos aún gente formada, los jóvenes buscan otras profesiones". A él le costó meses cubrir una vacante, y necesitaría más trabajadores, pero "no hay".

Pablo del Río y Santiago Resua son dos de esos empresarios que han acudido directamente al centro de estudios. En su caso buscan profesionales para automatización y robótica. "En general es difícil encontrar, y en los institutos de formación lo bueno es que tienen una base sólida y después en la empresa acaban de formarse en un entorno laboral".

El empleo llama a la puerta de los estudiantes

Y en la primera su reunión en el Politécnico, han encontrado a los que posiblemente sean los próximos empleados de sus respectivas empresas; Diego y Alexandru. Diego, nos cuenta con una sonrisa que está encantado, que el proyecto le gusta y le ilusiona, y que su cambio ha sido para mejor sin duda. Un cambio, llamativo como mínimo.

"Empecé en la universidad, estudié 4 años de antropología y cuando estaba a punto de terminar me planteé que hacer con mi futuro y no vi opciones. Decidí cambiar por completo y apostar por la formación profesional, y parece que no me equivoqué". Está claro que no, él es uno de los casos en los que han venido a buscarlo, literalmente a la puerta.

Publicidad