Una semana después de ser operada de la rotura del ligamento cruzado anterior de su rodilla derecha, Carolina Marín ha retomado este martes los entrenamientos en la pista del Centro de Alto Rendimiento, donde habitualmente se ejercita en Madrid.

La onubense, vigente campeona olímpica y mundial de bádminton, ha sumado a la rehabilitación el trabajo de visualización y entrenamiento técnico dentro del pabellón, según informaron a EFE fuentes de su entorno. Lo hizo sentada sobre una silla y con una muleta como aliada para proteger su rodilla derecha de cualquier impacto en su primer entrenamiento después de la lesión que sufrió el pasado 27 de febrero en Yakarta, durante la disputa de la final del Masters de Indonesia ante la india Saina Nehwal.

 

Este martes ya cogió la raqueta y golpeó incontables volantes, dejando la pierna lesionada estirada sobre una almohada. Carolina Marín se operó en la clínica Cemtro de Madrid el pasado martes; ayer dio sus primeros pasos con muletas y hoy reapareció en la pista para retomar los entrenamientos.

El equipo que lideran Fernando Rivas y Anders Thomsen volcarán el trabajo en la visualización y en la mejora táctica y técnica para avanzar en busca de la plenitud de Carolina Marín en los Juegos Olímpicos de Tokio 2020. La lesión apartó a la española del objetivo de recuperar el número uno y, presumiblemente, del Mundial del mes de agosto, por lo que el desafío es reeditar el oro olímpico en la ciudad japonesa el próximo año.